La Gaceta de Ebanker

Noticias y Actualidad

Especial Coronavirus: Recomendaciones artísticas para la cuarentena (IV)


Editorial - Fuente: Alejandro Oya - 22/04/2020
noticia destacada

Buenos y renovados días. Por fin han cesado las lluvias. Sin embargo, hoy debe aprobarse la fecha límite para la cuarentena. Viendo como se ha desarrollado la cuarentena, puede que a partir del 10 de mayo podamos empezar a recuperar nuestros espacios exteriores, o puede que tengamos que prolongarla otra semana. Debemos tomar conciencia de que las medidas que llevan a cabo tanto gobiernos como personal sanitario y de seguridad responden a la etapa que nos toca vivir. Pero no todo depende del coronavirus: todos los habitantes tenemos una responsabilidad para con nuestros iguales. Enfermeras, auxiliares y fuerzas del orden nos han repetido hasta la saciedad que nos quedemos en casa, no salgamos más que para hacer una compra a gran escala con lo imprescindible para mantenernos bien alimentados. No entraré en el debate de si es lícito sacar a pasear al perro pero no a los niños, o si éstos deben salir a la calle, aunque vayan acompañados de sus padres (lo que implicaría saltarse la norma de no ir más de dos personas juntas). Lo único que traigo hoy es el consejo de permanecer en casa y buscar nuevos modos de sobrevivir a la rutina. Es mejor ayudar a nuestros sanitarios siguiendo sus indicaciones que arriesgarnos a que todo vuelva a empezar a causa de nuestra negligencia.

Así pues, he decidido recuperar esta sección que tanto me ha gustado crear para hallar obras que os sirvan de excusa para permanecer más tiempo en casa, no salir a la calle más que para urgencias y conservar fresco el espíritu hasta que salgamos de la caverna. Espero que este lo encontréis tan interesante como los demás.


LIBRO

“Tristán e Isolda”. Mucho antes de que “Romeo y Julieta” se convirtieran en las encarnaciones por excelencia del amor imposible y fatídico, fue la historia de estos dos amantes la que cautivó a bardos, príncipes y doncellas durante el medievo. Prueba de ello es la cantidad de versiones en inglés y francés realizadas desde entonces, con episodios variados y personajes diferentes. Lo que sí comparten todas las versiones es la visión del amor que comparten el caballero Tristán y la reina Isolda. En algunas ediciones el nombre de Isolda se traduce como “Iseo”, respetando la forma francesa “Iseut” de los poemas de Thomas y Béroul (s. XII). De estas versiones parte la edición de Alicia Yllera, publicada en Alianza Editorial, que os recomiendo encarecidamente. Si deseáis viajar al medievo maravilloso, lleno de dragones de fuego, ejércitos invencibles, bosques oscuros, ermitaños sabios, doncellas envidiosas, amores imposibles, honores ultrajados… y descubrir el origen, desarrollo, matices y desenlace del amor cortés y neoplatónico más famoso de la Edad Media, que ha inspirado muchas obras pictóricas y una gran ópera, no esperéis más, buscadla y leedla. El valor de esta obra no es tan solo la historia de amor imposible, sino las formas de afrontarlo, sobrevivir a las obligaciones sociales y defender la propia honra. No toda la magia surge de hechizos y encantamientos. Puede que os emocionéis con algunos pasajes.


CÓMIC

“El cetro de Ottokar”. Una de las aventuras de Tintín mejor escritas, publicada a mediados de los años 40, cuando el personaje ya se había convertido en un icono cultural en Europa. Después de viajar por la Unión Soviética, el Congo, Norteamérica, Egipto, la India, China, Suramérica y Escocia, Hergé lleva a su intrépido reportero al reino ficticio de Syldavia, creado a partir de elementos regionales, históricos y lingüísticos de países de Europa central y del este. En este álbum, Tintín se embarca junto a su perro Milú (y con la “inestimable” ayuda de los detectives Hernández y Fernández) en una aventura detectivesca, llena de giros de guion, usurpaciones de identidad y conspiraciones internacionales. Uno de mis álbumes favoritos del reportero belga, cuya historia se construye a partir de personajes con objetivos contrapuestos, un país desconocido por descubrir y muchos elementos de las novelas de espionaje. No obstante, creo que bebe más del espíritu de novelas de aventura como “El prisionero de Zenda” del escritor inglés Anthony Hope. Una estupenda elección para leer, despertar el espíritu aventurero y viajar sin salir de casa. Porque a Syldavia solo os puede llevar Tintín.

PELICULAS

“Las doce pruebas de Astérix” de René Goscinny, Henri Gruel, Albert Uderzo y Pierre Watrin. Puede que os extrañéis de que recomiende una película basada en una aventura de Astérix en lugar de la obra de la que parte. Permitidme que resuelva vuestras dudas: esta película es una historia original escrita por los creadores del pequeño y avispado galo, creada directamente para el cine. Coproducida por Studios Idéfix (fundada por los propios Goscinny y Uderzo) y la editorial Dargaud, propietaria de los álbumes, la película narra la que podría considerarse la culminación de todas las aventuras de Astérix, Obélix y compañía. Cansado de perder una y otra vez en todas las tentativas de conquistar la aldea de los galos, Julio César les envía un ultimátum: si superan una serie de pruebas que él y sus consejeros han elaborado (claramente inspiradas en los doce trabajos de Hércules) todo el imperio romano se someterá a ellos. De fracasar en una sola prueba, los galos deberán rendirse y ser esclavos de César. Los lectores más avezados de Astérix encontrarán muchos de los elementos que abundan en sus aventuras: anacronismos desternillantes, situaciones extravagantes con soluciones aún más absurdas y personajes tan singulares como insólitos. Los más pequeños se divertirán con las peripecias de Astérix y Obélix para superar pruebas imposibles en lugares inimaginables. Divertidísima y vibrante película, es también una de las mejores aventuras del galo más famoso de la Historia y de la historieta.

“Primera plana” de Billy Wilder. Excelente comedia de uno de los mejores directores y guionistas del género. El primer visionado nos aclara que vemos una película cuya fuente es una obra de teatro; concretamente, “The front page” de Ben Hecht y Charles MacArthur, que ya gozó de dos adaptaciones cinematográficas previas: “Un gran reportaje” (Lewis Milestone, 1931) y “Luna nueva” (Howard Hawks, 1940). En la versión que nos ocupa, estrenada en 1974, el dúo formado por el avaricioso director de prensa Walter Burns (Walter Mathau) y su mejor periodista Hildebrand “Hildy” Johnson (Jack Lemmon) se enzarzan en un toma y daca constante cuando el segundo decide abandonar el periódico para casarse con una atractiva señorita. Las artimañas de Burns para impedir que su periodista estrella se marche, un condenado perseguido por la policía, un grupo de periodistas poco ortodoxos y la prometida de Johnson terminarán de convertir la trama en una comedia rocambolesca, con algunos de los diálogos más originales jamás escritos y una crítica al periodismo sin principios morales. Sin lugar a dudas, esta película es una de las obras maestras de su director y una de las mejores colaboraciones de los actores principales. Pocos terminaréis sin dolor de tripa de tanto reír.


SERIE

“El ministerio del tiempo”. Considerada la mejor serie española de la década (junto con “El tiempo entre costuras”, añadiría yo), esta serie se ha convertido ya en historia de la televisión gracias a una sabia combinación de elementos dispares: clases de Historia, literatura, poesía, política y filosofía al servicio de un entretenimiento lúdico. Las aventuras y las intrigas entorno a las cuales giran los distintos episodios llevan a los protagonistas a través de cientos de momentos y lugares de la historia de España. Aunque en el fondo no deja de ser otro ejemplo de las series de divulgación cultural, dirigidas sobre todo a un público infantil y juvenil, la historia alcanza un estadio mayor gracias al estupendo diseño de producción, que una semana nos transporta a la Castilla del siglo XVI y a la siguiente a la Andalucía del XIX. Los hermanos Olivares apostaron por hacer realidad un sueño que tenían desde hacía tiempo y el público ha sabido apreciarlo y valorarlo. Espero que vosotros también lo hagáis. Y recordad lo más importante: el tiempo es el que es.


MÚSICA

Edith Piaf. No importa qué disco escojáis, qué canciones conozcáis ni qué sepáis acerca de la vida de una de las mayores divas de la “chanson française” y de la música del siglo XX. Nunca nos cansaremos de la melancolía de las letras ni de la fortaleza frágil de su voz. Cualquiera que haya oído alguna vez “La vie en rose” o “Je ne regrette rien” debe haberse preguntado si la voz que cantaba era verdadera y de dónde había salido. La respuesta se encuentra en una niña que sufrió abusos y hambre, que perdió a muchas de las personas que la amaron y cuidaron y que no llegó a encontrar un ápice de aquella vida en rosa que ella misma convirtió en himno. Más allá de la dama perseguida por los hados malvados, encontramos a una artista que llegó a ser embajadora de la música francesa en América, que se codeó con los mayores intelectuales de mediados del siglo XX y convirtió sus canciones en Patrimonio de la Humanidad. Mención aparte: algunas de sus canciones fueron compuestas por eminencias de la música francesa, como “Milord”, escrita por Geroges Moustaki, cantautor franco-egipcio de ascendencia griega, autor asimismo de algunas de las más hermosas odas al amor, la libertad y la identidad propia: “Le métèque”, “Ma liberté”, “Il y avait un jardin” o “Ma solitude”. Terminando con nuestra querida Piaf: dedicad unos minutos a escuchar algunas de sus canciones, a entender la historia que cuentan y a comprender la voz de esta gran artista. Su historia es tan triste y dulce como sus canciones.


Y un día más, terminamos nuestra sesión de recomendaciones artísticas. Espero que os cuidéis mucho, sigáis las indicaciones de los profesionales y conservéis vuestra energía y espíritu vivaces. Cuidaos mucho.


Compartir:

© Gaceta Ebanker Advisors