La Gaceta de Ebanker

Noticias y Actualidad

El antes y el después del impacto del coronavirus visto desde el espacio


Actualidad - Fuente: La Vanguardia - 06/03/2020
noticia destacada

Lugares que solían aglutinar a grandes multitudes han quedado desiertos estos días.

Casi 100.000 personas en el mundo se han contagiado con el coronavirus y eso ha obligado a tomar medidas preventivas. En la ciudad de Wuhan, donde el Covid-19 pasó de un animal a los humanos, se ordenó una cuarentena extrema. Pero la enfermedad hace tiempo que traspasa fronteras a su placer. El miedo al contagio se ha elevado y las grandes aglomeraciones de personas, así como la circulación habitual, se han reducido considerablemente. Algo que ya es apreciable hasta desde el espacio .

Maxar Technologies, una compañía de tecnología espacial con sede en Colorado, ha hecho el ejercicio de ver cómo es el antes y el después de que el coronavirus llegara a China, Japón, Irán o Arabia Saudí. Para ello han comparado fotografías de sitios emblemáticos que suelen estar muy concurridos y el cambio es más que evidente.

Los lugares concurridos han pasado a ser desérticos.

Donde antes se veía bullicio de personas -que a vista de satélite parecía una reunión de diminutas hormigas- ahora parece un desierto, ya sea por el cierre de espacios públicos como medida preventiva o porque directamente los hay que prefieren evitar riesgos. También se hace evidente el cambio en algunas vías que habitualmente están con tráfico denso y ahora apenas circulan vehículos.

Una de las imágenes más impactantes que ha captado Maxar es la de la Gran Mezquita de La Meca (Arabia Saudí). La foto de arriba corresponde al 14 de febrero de este año, antes de que el país decidiera blindarse ante el coronavirus y suspendiera la entrada de peregrinos a La Meca, mientras que la instantánea de abajo es del pasado martes. En Arabia Saudí a día de hoy solo hay cinco personas contagiadas con el Covid-19, pero las autoridades saudíes quieren evitar a toda costa brotes como los de Italia o Irán.


Precisamente de Irán hay otra comparación de las que impresionan. El Santuario de Fátima Masumeh en Qom, considerado por los musulmanes chiítas como la segunda ciudad más sagrada del país después de Mashhad, ha reducido considerablemente la afluencia de personas esta semana en comparación con hace unos meses. Las calles y patios de los alrededores del santuario están completamente vacíos.


En Wuhan, epicentro del brote de coronavirus, el tráfico era tan denso un día cualquiera de octubre de 2019 que podía verse desde las imágenes por satélite de Maxar, mientras que los coches que se ven en la instantánea tomada el 25 de febrero se podrían a llegar contar con los dedos de las manos. La ciudad permanece prácticamente aislada del mundo exterior desde el 23 de enero y también se hace patente en la ausencia de conductores en uno de los peajes de la ciudad.



La Plaza de Tiananmen de Pekín estos días se encuentra prácticamente desierta si se compara a cómo estaba hace tan solo unas semanas. Los turistas y los locales evitan pasar por esta concurrida ubicación.


La afluencia de pasajeros que pasan por el aeropuerto internacional de Teherán también ha disminuido por culpa del coronavirus. Aunque se sigan viendo aviones estacionados recién aterrizados o listos para el despegue, la llegada de coches a la terminal no tenía nada que ver el 11 de enero en comparación con el 29 de febrero.


El parque temático de Disneyland en Tokio, el tercero con mayor número de visitantes del mundo, permanece cerrado desde el 29 de febrero para evitar que se extienda el Covid-19. La previsión del parque es que el 15 de marzo pueda volver a abrir sus puertas, pero todo dependerá de indicaciones que lleguen de las autoridades sanitarias niponas.


Compartir:

© Gaceta Ebanker Advisors